Por favor espere mientras carga su Bulletin

Panorama EditorialPastoralismo e implicaciones sanitarias

Editorial Publicado en 2019-02-21 09:47:40

Pastoralismo e implicaciones sanitarias

Tamaño de fuente - A A A +

Más allá de la imagen idealizada de las caravanas, con frecuencia olvidamos que el pastoralismo ha permitido descubrir y explorar nuevos territorios. Hoy en día, el pastoralismo sigue siendo una práctica importante para los habitantes de tierras áridas o semiáridas, estepas y zonas montañosas. Hay que resaltar la relación de interdependencia entre los ganaderos, sus rebaños y el entorno explotado, que hace un modo de producción único.

La cría de ganado nómada y trashumante da sustento a más de 150 millones de personas en las regiones áridas y montañosas (1). Es por ello que, a pesar de que las políticas agrícolas se han interesado principalmente en desarrollar sistemas modernos de producción animal destinados a alimentar a una población urbana en crecimiento exponencial, el pastoralismo debe preservarse. Y debe preservarse como cultura, como sistema de producción resistente a las condiciones climáticas y medioambientales extremas de esas regiones donde casi no existen alternativas, y porque puede significar el futuro de los jóvenes de esas regiones.

Desafortunadamente, los servicios públicos no toman mucho en cuenta a las poblaciones pastoriles. Además, a lo largo de los últimos años, ciertas zonas de ganadería pastoril se han convertido en regiones inestables socialmente por falta de representación política y perspectivas económicas viables.

Distribución de medicamentos de uso veterinario, realización de campañas de vacunación, operaciones de desparasitación…

Independientemente que sean productores de bovinos en la región del Sahel o de dromedarios en Oriente Medio, de yaks en las estepas mongolas o pequeños rumiantes, la buena salud del rebaño forma parte de su preocupación diaria ya que los animales conforman el patrimonio familiar. Para esto se requiere tener acceso a los servicios sanitarios como la distribución de medicamentos de uso veterinario, realización de campañas de vacunación, operaciones de desparasitación, entre otros.

La OIE no puede desinteresarse de las dificultades sanitarias que afrontan tantas familias pastoriles. Es por ello que con gran entusiasmo estamos comprometidos con el Proyecto regional de apoyo al pastoralismo en el Sahel (PRAPS) sustentado por el Banco mundial en África Occidental. Pero nuestro compromiso para el control y la erradicación de ciertas amenazas como la peste de pequeños rumiantes también contribuye con la protección de los rebaños, y por consiguiente, de los medios de subsistencia de las familias.

Para este segundo número de Panorama de la OIE, hubiésemos podido escoger muchos otros temas. Sin embargo, me contenta darle la palabra a aquellos que se dedican a construir un futuro mejor para los millones de pastores del mundo y a quienes les damos nuestro agradecimiento.

Sólo me queda desearles una grata lectura y espero que el nuevo formato de las publicaciones de la OIE sea de su mayor agrado.

Monique Éloit
Directora General
Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE)

http://dx.doi.org/10.20506/bull.2018.2.2863

 

(1) Fuente: CIRAD

Información relacionada al artículo

  • La erradicación de la tuberculosis bovina: un desafío «Una sola salud»

    La tuberculosis bovina merece el compromiso de la Tripartita FAO/OIE/OMS...